Un director de un colegio de Singapur ha escrito esta carta para los padres de sus alumnos antes de los exámenes:

 

Queridos Padres:

Los exámenes de sus hijos comenzarán pronto. Sé que están realmente ansiosos de que sus hijos los hagan muy bien.

Pero, por favor recuerden algo, entre todos los estudiantes que se sientan a hacer los exámenes, hay un artista, que no necesita entender las matemáticas.

Hay emprendedores, a los que no les importa la historia o la literatura inglesa.

Hay músicos, que no entienden de química.

Hay deportistas, para los que la forma física es más importante que la física… y la escuela.

Si tu hijo/a saca buenas notas, ¡genial! Pero, si no lo hace, por favor no le quites su confianza y dignidad.

Dile que está bien, es solo un ¡examen! Hay cosas más grandes en la vida.

Dile, que no importa la nota, que lo quieres y no lo juzgues.

Por favor hazlo, y cuando lo hagas, verás a vuestros hijos/as conquistar el mundo. Un examen o una baja nota no los alejará de sus sueños y ni de su talento.

Y por favor, no piensen que los médicos e ingenieros son las únicas personas felices en el mundo.

 

Con afecto,

El director.